Toma lo natural ®

Acidificación de los océanos

La acidificación de los océanos es un proceso causado por el aumento de las emisiones humanas de dióxido de carbono.  Cuando el dióxido de carbono entra en el océano, reacciona con el agua del mar, produciendo ácido carbónico, lo cual aumenta la acidez del agua.  Las crecientes emisiones de dióxido de carbono, procedentes principalmente de la quema de combustibles fósiles para la obtención de energía, han hecho que la acidificación del océano aumente un 30% en comparación con los niveles pre-industriales. Esto ha provocado que el pH de las aguas superficiales de los océanos haya descendido 0,1 unidades.  Si las emisiones de carbono siguen aumentando a la velocidad actual, el pH del agua de la superficie de los océanos caerá 0,2 unidades antes de 2050, alcanzando el nivel más bajo de los últimos 20 millones de años. A finales de este siglo, el pH habrá caído 0,4 unidades, casi el doble de los niveles naturales de acidez del océano.

Estos cambios se están produciendo a una velocidad 100 veces mayor que en cualquier otro momento en la historia del planeta. Hoy, sus efectos son tan importantes que son objeto de programas de investigación gubernamentales en EE.UU., Reino Unido y otros países.

 

¿Qué causa la acidificación de los océanos?

La causa de la presente acidificación de las aguas es uno de los efectos del aumento de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), concretamente, de CO2. De forma natural y como parte del ciclo del carbono, el océano actúa como sumidero para el CO2. Este efecto reduce la intensidad del cambio climático, pero a su vez, el CO2 se disuelve en el océano y provoca un aumento en su acidez al combinarse con agua para formar ácido carbónico que se ioniza parcialmente en protones e iones bicarbonato.

 

¿Qué efectos tendrá la acidificación del océano en la vida marina?  

  • La acidificación del océano produce una reducción de la cantidad de iones carbonato en el agua. Muchos animales marinos necesitan de esto para la formación de esqueletos y conchas. Esto afectará su desarrollo y su capacidad de reproducción, llegando a suponer un peligro para sus poblaciones.  
  • Entre las especies más inminentemente amenazadas están los corales, cangrejos, langostas, almejas y ostras.  
  • La disminución de especies menos conocidas, como los pterópodos (pequeños caracoles marinos), tiene un efecto importante a niveles más altos de la cadena alimentaria. Los pterópodos son una importante fuente de alimentación para muchos tipos de peces, ballenas y pájaros de las regiones polares y subpolares.  
  • También son preocupantes los efectos en los corales, ya de por sí altamente sensibles al entorno, puesto que un cuarto de todas las especies marinas depende de los arrecifes de coral como refugio, guardería, fuente de alimentación y área de desove. Es decir, nueve millones de especies marinas, incluidas cuatro mil especies de peces. OCEANA prevé que en este siglo haya una extinción masiva de los corales tanto en aguas tropicales como frías si no se controlan las emisiones de carbono.

 

¿Qué efectos tendrá la acidificación del océano en los seres humanos? 

Si se produce un mayor descenso en las poblaciones de peces y crustáceos, esto tendrá un gran impacto en una fuente importante de proteínas para millones de personas. En 2006, el pescado supuso al menos el 15% de la ingesta media de proteínas animales para 2,9 miles de millones de personas.  

También se verá negativamente afectado el medio de vida de los 47,5 millones de pescadores que hay en el mundo. Además, la industria pesquera da empleo a otros 120 millones de personas, que sustentan al 8% de la población mundial.

 

¿Qué podemos hacer para prevenir esto?  

La principal causa de la acidificación de los océanos se encuentra en las emisiones de dióxido de carbono que producimos los seres humanos en el día a día, principalmente por la quema de combustibles fósiles para el transporte (coche, autobús, tren, avión, etc.), para algunos procesos industriales y para la producción de energía eléctrica. Tú puedes ayudar a que los océanos no continúen en esta situación, reduciendo tu huella de carbono y teniendo un estilo de vida más sostenible con estos pequeños consejos: Comparte tu auto con otras personas para disminuir el consumo de gasolina o intenta usarlo sólo tres o cuatro veces por semana, en tu casa, intenta utilizar dispositivos "ahorradores" de luz, como focos o lámparas, para así reducir la carga de electricidad que usas. También, el consumir productos orgánicos reduce notablemente las emisiones de carbono que se arrojan a la atmósfera. 

¿Conoces alguna otra forma de reducir tu huella de carbono?

Si quieres saber más sobre la acidificación de los océanos, te invitamos a leer esta iInfografía: http://www.laondaverde.org/laondaverde/oceans/files/oceanacidification.pdf

*LA INFORMACIÓN OFRECIDA EN ESTE SITIO WEB, DEBE TENERSE EN CUENTA ÚNICAMENTE CON FINES INFORMATIVOS. ANTES DE PONER EN PRÁCTICA CUALQUIER REMEDIO CASERO, SE DEBE CONSULTAR A UN MÉDICO, NO SIENDO RECOMENDABLE EL AUTODIAGNÓSTICO NI LA AUTOMEDICACIÓN.

 

FUENTES:

https://prezi.com/quzf8v-ovvax/acidificacion-de-oceanos-y-mares-y-sus-consecuencias/

https://triplenlace.com/2012/07/23/la-acidificacion-de-los-oceanos-causas-y-efectos/

http://www.oceana.org/sites/default/files/euo/OCEANA_Ocean_acidification_the_facts_ESP.pdf